MAM 2009. Ya es historia…

Pues si… ya me puedo considerar oficialmente un SUPERVIVIENTE.

Saliendo de Cercedilla hacia la Bola. Foto: Gustavo Palacios

Saliendo de Cercedilla hacia la Bola. Foto: Gustavo Palacios

La experiencia fue brutal. No se puede pedir mejor escenario para una carrera. El recorrido es precioso y si el día acompaña, como fue el caso, es inmejorable.
La organización y voluntarios son de 10. Qué gozada verlos tan implicados e ilusionados en un proyecto con el fin de que disfrutes.

He contado ya infinidad de veces a amigos y conocidos como transcurrió la carrera, pero dejaré una breve reseña por si en el futuro le pudiera servir a alguien de orientación.

Con mucha incertidumbre me presenté el domingo a las 7 de la mañana en la salida. La carrera es a las 8 y debes estar una hora antes para recoger dorsal y regalos.
Recogí la bolsa del corredor, me puse mis mejores galas, crema solar, vaselina, líquidos, geles, barritas, gorra, apósitos, móvil y otros tantos “por si acasos” y listo para empezar.
Desde Cercedilla hasta la Bola, se hace muy llevadero. El camino es sencillo, bajo la sombra de los árboles, estás fresco físicamente y te dejas llevar por la marabunta.

Desde el Pto de Navacerrada hasta la Bola, empiezas a hacerte una idea de lo que te espera. Empiezas a sudar de verdad…
Bajamos hasta Cotos y con ritmo constante y tranquilo, subimos a Peñalara por Peña Citores. Lo cierto es que me sorprende lo bien que me encuentro. A penas noto fatiga en las piernas y ya son muchas horas las que llevamos.
En la bajada ya empiezo a notar la tripa bastante revuelta y algo de mareo. Estamos en el km28 y me temo que esa sensación ya no me abandonará en el resto de carrera.
Lo peor llega en la subida a tubos. Es sencillamente terrible. Vertical, incómoda y tus piernas ya no pueden más. Ya son 30km. Yo estaba completamente vacío. Pulsaciones disparadas y los pulmones no dan a basto.
Desde ahí hasta el final, fue una tortura. Hay que llegar muy preparado a esta carrera para afrontar esta parte con garantías y aun así, según estés este día, puedes desfallecer, o sencillamente lesionarte.
Desde arriba (Cabezas), hasta la Bola (Alto de las Guarramillas), realmente no sé si es muy duro, pero en estas circunstancias es infernal y si continuo, es sencillamente porque daría lo mismo retirarse… ¿a dónde vas a ir?
Bueno, ya llegas a la Bola y solo quedan 12 interminables km hasta la meta, pero son de bajada. En realidad estás tan molido, que te da igual andar, correr, que sea cuesta abajo, o cuesta arriba… solo sigues y sigues y sigues… Ya no piensas en nada, o en nada más que ver Cercedilla de una puñetera vez!

Por fin oyes la megafonía, te animan en los últimos metros y el premio de siempre, ver a Sandra con una sonrisa enorme esperándome en la meta y corriendo los últimos metros junto a mí, por fuera de la barrera. (no se puede ser tan tímida!).

En definitiva. Una carrera muy recomendable y una experiencia muy chula.

Las clasificaciones del MAM 2009 (Maratón alpino Madrileño)

Anuncios

Acerca de Guser

Business Consultant en Arval - BNP Paribas Group Postgrado en IDE-CESEM - Dirección Comercial y Marketing Postgrado en CICE - Dirección de Arte y Comunicación
Esta entrada fue publicada en Carrera a pie, Competiciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s